miércoles, 22 de septiembre de 2010

Te/Me Odio

Me siento mal. Tengo los ojos llenos de lágrimas. No hay alguien a quién culpar de lo que yo siento. Podrías ser tú: Kaninchen, Trirón, Borrego, Falke.... todos ustedes podrían haber sido. Pero ninguno lo ha hecho. Las lágrimas han empezado a descender por mi rostro. La música que escucho no es triste pero mi melodía interna sí lo es. Quisiera haber hecho las cosas de distinta manera, me estoy arrepintiendo... yo, yo... ¡qué creía que arrepentirse era despreciar un trozo de tu vida! Siento que al arrepentirme y desear no haberlo hecho de este modo, el modo que me trajo hasta donde estoy hoy me estoy negando. ¿Por qué lo hago entonces? Probablemente estoy muy desepcionada, pero tengo la idea de que hablar con él/ella jamás solucionará los problemas. Si uno no puede aguantarse a si mismo todos los días, consideren lo complicado que resulta la convivencia humana tan estrecha. Cada lágrima me hace arder los ojos un poco más, tampoco calman mi alma... ésta se encuentra agitada y tiene una terribles ganas de salir del cuerpo.

Odio que nadie me quiera completa.... no puedes tomar solo las partes que más te gustan de una persona, eso no es educado.

YoSabina

2 comentarios:

  1. Uy, pues tienes toda la razón: se ama a alguien por sus defectos y por sus virtudes, sino, pues al diablo.

    ResponderEliminar